miércoles, 30 de noviembre de 2016

30/11/1811 ~ Crónica de la victoria que valió el ascenso de Durán y condecoración con la Cruz de Carlos III.

En esta jornada se produjo una de las batallas más importantes que acontecieron en la provincia de Soria durante la Guerra de la Independencia.

Un gran convoy francés que recorría la provincia saqueando dinero y comida se dirigía desde Caracena y Berlanga de Duero hacia Soria, atravesando la masa de pinar que sigue habiendo en la zona y en la que se habían emboscado las tropas de la VIª División de Durán. A eso de las once de la mañana y a la altura de Osonilla los franceses se detuvieron a comer en las afueras del pueblo y allí fueron sorprendidos por los españoles. Siguiendo el relato de varios autores, Durán dispuso el grueso de sus tropas por el lado norte para evitar que algún francés escapara a Soria para avisar y traer refuerzos, y ordenó el comienzo del ataque. Primero la Caballería española atacó el flanco izquierdo del convoy que fue repelida por una descarga enemiga y obligada a replegarse pero entonces los franceses fueron atacados por el flanco derecho por tropas de infantería que diezmaron las fuerzas invasoras que tuvieron que retirarse hasta Osonilla donde pensaban refugiarse pero antes de llegar fueron atacados otra vez por una carga de Caballería en la que participó el propio Durán que cargó tres veces contra el enemigo llegando a perder su caballo.

Tras unas seis horas de combate, a las cinco de la tarde se dio por terminado. El resultado fue una rotunda victoria para las tropas españolas que llegaron a causar un número de bajas muy elevado estimado por unos autores en 700 aunque otros lo elevan hasta 1.200. Al mismo tiempo, obtuvieron un gran botín de guerra formado por armas, pólvora, dinero, víveres y treinta caballos, además de 50 prisioneros entre los que había dos capitanes. Los vencedores tuvieron un número de bajas escaso, once fallecidos entre los que destacó el teniente de Caballería don Millán Lenguas. También hubo 22 heridos, se perdieron cuatro caballos y quince fueron heridos.

La victoria le supuso al Brigadier Durán el ascenso a Mariscal de Campo -una graduación militar que podría asimilarse a la actual de General de División- y fue condecorado con la Cruz de Carlos III, pero para los españoles supuso además un golpe fundamental para levantar su moral, a la par que minaba la de los franceses. También destacaron otros como los comandantes de Caballería Bartolmé Amor y Pisa, el de artillería Domingo Murcia, el del batallón de Rioja Juan Antonio Tabuenca, y muchos soldados que derrocharon valor. El ataque permitió además detener al traidor Manuel Ciria, que falleció en el ataque, y permitió liberar a Juan Félix Domínguez, miembro de la Junta de Defensa de Soria.

Monumento conmemorativo de la "Batalla de Osonilla" en Tardelcuende (Soria). Representa un soldado francés y un guerrillero soriano dándose la mano. 
Fuente foto: soria-goig.com

martes, 29 de noviembre de 2016

29/11/1918 ~ Se da por extinguida la Gripe Española en la provincia de Soria.

En el día de hoy la epidemia de “Gripe española” se dio oficialmente por finalizada y controlada en la provincia de Soria.

Pese a su nombre parece que surgió inicialmente durante el mes de marzo en China de donde rápidamente se extendió por todo el mundo provocando unos veinte millones de fallecimientos. Con la llegada del otoño y de los primeros fríos la epidemia llegó a España provocando casi ciento cincuenta mil muertes, de ellos más de mil en la provincia de Soria.

Las primeras noticias de la enfermedad en Soria serían a finales del verano cuando el gobernador civil dispuso las primeras medidas preventivas ordenando que aunque no habían surgido casos se esperaba una elevada incidencia por lo que dispuso que en todos los municipios de la provincia se convocasen Juntas Municipales de Sanidad para adoptar y supervisar la adopción de unas medidas preventivas básicas como evitar la aglomeración de personas en lugares cerrados, favorecer la ventilación e iluminación de viviendas, evitar los focos de inmundicia, vigilar los lavaderos y controlar a los forasteros procedentes de lugares infestados.

Algunas referencias en la prensa nacional nos hacen pensar que se vivió una situación prácticamente apocalíptica, y no sería muy errado pensar que como poco los ánimos estarían por los suelos pues el 7 de octubre el gobernador firmó otra circular en la que intentaba tranquilizar a los sorianos diciendo que la enfermedad no es tan mala, que sólo causa la muerte a los ancianos enfermos, pero también ordenaba a los alcaldes que informasen a diario de la evolución de la enfermedad.

En esos primeros días de octubre la epidemia ya estaba muy extendida por la provincia y la Junta Provincial de Sanidad prohibió la celebración de fiestas, mercados, ferias, asambleas públicas, bailes, romerías, y dispuso el cierre de cines, teatros y en los pueblos con algún caso, de las escuelas. También ordenó aislar a los enfermos y quemar sus ropas, objetos y fómites. Los médicos no podían salir de los partidos médicos que tenían adscritos y se ordenó la reincorporación a sus puestos de trabajo de aquellos que estuviesen de permiso. La epidemia siguió extendiéndose y hasta se prohibió la visita a los cementerios de la provincia durante los días de Todos los santos y de Difuntos.

Finalmente el día 29 de noviembre y por medio de una circular oficial, el gobernador civil de la provincia anunció que la epidemia ya había pasado. Se calcula que afectó a unas veinte mil personas. Juan Manuel Ruiz Liso en Amor, humor y dolor en la Residencia (25 años después) (edita Excma. Diputación Provincial de Soria, Soria, 2.005, página 34) dice que en Soria hubo 1.279 muertes, un 8,10 fallecidos por cada mil habitantes.

Vista de Soria desde el Castillo, 1918. Foto del gabinete de José Casado.


lunes, 28 de noviembre de 2016

28/11/1936 ~ Dos sacerdotes sorianos entre los más de 2.500 fusilados en la matanza de Paracuellos del Jarama (Madrid).

Han sido muchas las ocasiones en las que hemos querido recordar y condenar los asesinatos y crímenes cometidos durante la Guerra Civil entre 1936 a 1939 y casi siempre lo hemos tenido que hacer con los que cometieron los sublevados. La única razón es que al ser ésta una sección de carácter provincial y que en Soria los criminales eran de un lado y sus víctimas del otro, nos cuesta encontrar barbaridades cometidas por los del otro lado, lo que ha hecho que alguien haya llegado a insinuar cierto partidismo por nuestra parte, y eso que nos hemos cansado de decir que la crueldad, el fanatismo y la intolerancia no conocen de ideologías, colores ni tendencias.
Todo este preámbulo viene a cuento de introducir el comentario de hoy asegurando de antemano nuestra imparcialidad y nuestra condena.

En esta jornada de 1936, algunos sorianos fueron víctimas de las matanzas de Paracuellos del Jarama. Tras el levantamiento militar muchas personas fueron detenidas por la mera sospechosa de ser de derechas, por ser militar y no haberse incorporado de inmediato al servicio de la República o por su condición religiosa. En Madrid fueron miles los detenidos por estos motivos sin amparo legal ni acusación formal, y más de 2.500 de ellos fueron llevados a las inmediaciones de este pueblo madrileño donde a lo largo de varias jornadas fueron ejecutados.


Como decíamos antes, en este día varios sacerdotes sorianos que prestaban su labor en Madrid fueron ajusticiados, entre ellos Pedro María Alcalde Negredo, natural de Ledesma de Soria, y Juan Jesús Adradas Gonzalo, de Conquezuela. Otras muchas personas vinculadas familiar o profesionalmente a la provincia fueron asesinadas en este lugar.


A la izquierda Pedro María Alcalde Negredo.

A la derecha Juan Jesús Adradas Gonzalo.
Fuente foto: Web Conquezuela



domingo, 27 de noviembre de 2016

27/11/1198 ~ Alfonso VIII confirma los privilegios de la Colegiata de Soria.

El edificio religioso más importante de la capital es la iglesia parroquial de San Pedro, antes colegiata, ahora Concatedral y probablemente la que menos feligreses tenga y de mayor edad. En cuanto a su historia, algunos historiadores han apuntado un origen visigodo y alguna documentación medieval poco creíble afirma que existía antes del año 777 lo que parece poco acertado. Más bien se estima que San Pedro al igual que la mayor parte de los templos aún existentes, fueron fundados a partir de la repoblación de Soria en los inicios del siglo XII.

Quizá desde su origen ya fuese concebido como el templo de mayor categoría, lo que justificaría los privilegios que gozó desde muy antiguo como el de ser elevada a colegiata y disponer de un cabildo cuyos miembros vivían en las instalaciones monacales del propio templo. En cualquier caso la conformación definitiva sería la que el rey Alfonso VIII le otorgó tal día como hoy de 1198, jornada en la que el monarca castellano firmó en Soria un privilegio en el que confirmaba todos los derechos dados a la Colegiata y a los frailes que la ocupaban, dándole así definitivamente la categoría de iglesia mayor de la entonces villa de Soria.


Concatedral de San Pedro desde a ladera del Mirón (Soria).

sábado, 26 de noviembre de 2016

26/11/1993 ~ Se publica la declaración de BIC para la iglesia de Deza.

El BOE de 26 de noviembre de 1993 publicó la orden de la Junta de Castilla y León de 28 de octubre por la que declaraba Bien de Interés Cultural (BIC) a la iglesia parroquial de Deza.

La iglesia parroquial de Deza es un templo del tipo salón como la concatedral de San Pedro de Soria o la colegiata de Berlanga de Duero, es decir, tiene una estructura de tres naves de igual altura que aparece dividida por pilares cilíndricos que se unen formando arcos formeros de medio punto o ligeramente apuntados, bóvedas de crucería con claves decoradas y que culmina en capilla mayor de planta poligonal. A los pies y sobre arco escarzano, se encuentra el coro, Fue realizada a partir de 1540, probablemente sobre otro templo anterior del que nada ha quedado, a cargo del maestro cantero Juan del Pozo con intervención de otros destacados de la época como Pedro de Naveda Francisco y Juan Marrón, quienes elevaron este austero templo exterior de sillar, sillarejo y mampostería, pero con un interior espléndido.

La portada se abre en la nave del lado de la Epístola en arco de medio punto con rosca fileteada sobre pequeñas pilastras cajeadas, enmarcado por columnas jónicas que soportan un trozo de entablamento en el que figura la fecha "1564". Las enjutas se ornan con espejos convexos, en lugar de medallones, y sobre el entablamento, en la línea de las columnas, aparecen remates a modo de florones. En la parte superior hay una hornacina cubierta por una venera y enmarcada por pilastrillas. Todo coronado por frontón.

La torre campanario fue realizada por Juan Marrón entre 1599 a 1612, aparece junto a la cabecera del templo y sobre la sacristía. Consta de tres cuerpos, el inferior de mampostería con sillares en las esquinas, y los dos superiores de sillería, abierta en cada lado del prisma por vanos de medio punto entre pilastras toscanas. Coronan las esquinas de la torre otros tantos pináculos de piedra. La sacristía tiene planta rectangular en la que cada uno de sus lados leva un arco y se cubre con bóveda de crucería.

Toda la iglesia está calada de capillitas, algunas decoradas con retablos del XVI y nichos funerarios que entre otros, parece que contienen los restos de San Martín de Finojosa.
 

Portada de la iglesia de Deza (Soria).

viernes, 25 de noviembre de 2016

25/11/1727 ~ Inauguración de la ermita la Virgen del Mirón.

Tras varios años de obras de construcción, la nueva ermita de la Virgen del Mirón que quedó inaugurada con la colocación de la imagen titular tal día como hoy de 1727.

Originalmente la ermita de la Virgen del Mirón fue una iglesia románica construida en los inicios del siglo XII como parroquia de un barrio o colación que en su entorno se instalaría, aunque también hay leyendas y cronicones que achacan su origen a los reyes godos y que dicen que es anterior al mismísimo San Saturio. Lo que sí sabemos con seguridad es que ya existía en 1270 cuando sería un templo románico del que nos ha quedado su ábside, salvado de la piqueta gracias a que fue convertido en nueva sacristía.

Aquella collación, barriada podríamos decir, fue despoblándose y la iglesia perdió la categoría parroquial quedando relegada a ermita pero de gran devoción, particularmente entre los labradores de la Tierra de Soria que la eligieron como patrona.

A finales del siglo XVII y comienzos del XVIII los labradores devotos de la Virgen decidieron derribar la vieja iglesia para construir un nuevo templo, el actual, un templo barroco de grandes dimensiones con planta de cruz latina y una gran vivienda para el santero adosada a la ermita y a la muralla de la ciudad. En ella instalaron la imagen de la Virgen, una talla medieval a quien invocar el deseo buenas cosechas.
      

Imagen de la actual de la ermita de la Virgen del Mirón (Soria).

jueves, 24 de noviembre de 2016

24/11/1993 ~ La Casa de la Mora de Vildé es declarada BIC.

El BOCYL de 24 de noviembre de 1993 publicó la orden de 18 de noviembre por la que se declaraba Bien de Interés Cultural la Casa de la Mora en Vildé.

En aquella localidad soriana existe desde siempre un edificio arruinado llamado Casa de la Mora sin más fundamento que la tradición que debido a la gran antigüedad que se le suponía siempre se ha pensado que era un edificio de la época musulmana, supuesta época de máxima antigüedad a juicio de la cultura popular, aunque hay quien afirma que se llama así porque allí crecían grandes zarzamoras. Sin embargo aquel montón de ruinas fue examinado por el arqueólogo Blas Taracena quien fue el primero en reconocer el valor histórico y cultural de tan anodino montón de piedras.

Tras varios trabajos arqueológicos hoy sabemos que la Casa de la Mora es en realidad lo que queda de una monumental tumba romana de forma turreiforme (con forma de torre) único en la mitad norte de la península, que fue empleada como panteón funerario de una noble familia que habitó el lugar entre los siglos I y II.

Originalmente estuvo formada por dos cámaras abovedadas superpuestas en dos plantas comunicadas por una escalera hoy desaparecida. Está construido en hormigón y mampostería, cubría sus paredes con decoración mural al fresco, tiene una planta rectangular de cinco metros y treinta centímetros por seis metros, y con una altura actual de unos cinco metros.

Sin embargo y aunque oficialmente sea un panteón funerario, también hay otras posibilidades como las desarrolladas por como Ángel Almazán de Gracia quien en un artículo* ha desarrollado la hipótesis de que más que un mausoleo funerario aislado en realidad fue un templo romano dedicado a Cibeles que formaría parte del conjunto de edificios que integraba una villa junto a la que se localiza, correspondiendo al panteón familiar de sus propietarios.

Nota: Artículo completo en el enlace del pie de foto.


Restos de la Casa de la Mora de Vildé (Soria).
Fuente foto: soriaymas..com